..
 
Peruanos desplazados por Katrina
Su lucha continúa
..

Por José L. Castillo*

El 30 de agosto del 2005, el mismo día en que el huracán “Katrina” hacia estragos en las costas del Golfo de México, los peruanos Cynthia Cánepa y Luis Alberto Ponce abandonaban Beloxi, un balneario en el estado de Mississippi.

Con lluvias torrenciales, inundaciones, vientos de 240 kilómetros por hora, apagones constantes, sin agua y sin poder comunicarse con sus familiares, ambos tuvieron que evacuar la ciudad para luego vivir días difíciles.

Cynthia Cánepa y Luis Alberto Ponce tuvieron que abandonar Beloxi, el balneario en donde vivían en el estado de Mississippi debido a los estragos que ocasionó el huracán “Katrina” el año pasado. Llegaron sin conocer a nadie, hasta que llamaron a la Asociación Peruana de Dallas-Fort Worth. (APDFW)

Cynthia tiene 22 años y Luis recién cumplió la mayoría de edad (18). En esa “odisea”, tuvieron que alimentarse de comida enlatada por varias semanas, compartieron la misma habitación con personas desconocidas que también lo habían perdido todo e incluso más que ellos.

Cynthia llegó a Estados Unidos en junio del año pasado a continuar sus prácticas culinarias a través de un programa internacional. Su pasión es la gastronomía y se encuentra a un paso de recibir su título como Chef Internacional.

Luis viajó en julio del 2005 directamente desde Lima con una visa de turista. Llegó a Beloxi a la casa de unos familiares y al poco tiempo se ganaba la vida trabajando en un hotel en el área de limpieza. Allí conoció a Cynthia.

Ambos llegaron con las expectativas de lograr un mejor futuro hasta que la vida misma los golpeó con lo que ellos llaman “la experiencia”.

Unos días después de salir evacuados y pernoctar en varios albergues, tuvieron que regresar a la ciudad en la que vivían, con la finalidad de empezar nuevamente, pero todo estaba bajo escombros, hasta los servicios básicos seguían sin funcionar.

“Teníamos que pedir hielo y rogábamos para que nos dieran alimentos”, recuerda Cynthia con pesar.

“Como estuvimos incomunicados por un buen tiempo hasta había rumores de que los amigos que dejé habían muerto. A muchos de ellos jamás los volví a ver”, añade Luis

Fue en ese momento cuando decidieron pedir ayuda

EN DALLAS

Llamaron al Consulado General del Perú en Atlanta (Georgia) y los remitieron a la jurisdicción de Houston (Texas). Allí les comunicaron que no podían hacer mucho por ellos.

Al mismo tiempo, la empresa hotelera que contrató a Cynthia para realizar sus prácticas le sugirió que continúe sus labores en Dallas (Texas).

Cuando por fin pudieron comunicarse con sus familiares en Perú para decirles que se iban a otra ciudad, aprovecharon para pedirles que busquen por Internet el nombre y teléfono de una organización en Dallas para pedir ayuda e información.

..
 

Luego de unos meses en Dallas, Cynthia Cánepa y Luis Alberto Ponce han decidido regresar a Beloxi, el lugar de donde salieron hace seis meses debido a los estragos que ocasionó el huracán “Katrina”. (APDFW)

“Ni bien llegué al aeropuerto llamé a la Asociación (APDFW) y Juan Gómez (vicepresidente) se encargó de recogernos. Nunca pensé que los peruanos fueran tan solidarios”, sostiene Cynthia.

Al cabo de unos días, Gómez los ayudó a conseguir un departamento y la autofinanciación de un automóvil.

“Nos paseó, nos llevó a comer y hasta nos regaló camas para dormir. Lo llamaba a Juanpara casi todo, para comprar comida, para preguntarle cosas… es que necesitábamos orientación”, comentó Luis.

Para estos dos jóvenes, el tiempo de adaptación también ha sido una etapa difícil, y luego de seis meses por estos lares, el regreso a casa (Beloxi) es un hecho.

“Es como empezar nuevamente, pero la diferencia radica que allá nos esperan los amigos y familiares que dejamos”, sostiene Luis, quien aspira a estudiar medicina, carrera que no siguió en Perú al ingresar a la Facultad de Medicina de la Universidad Federico Villareal.

Por su parte Cynthia mantiene su visa de trabajo y cuando caduque, intentará renovarla y regresar a Mississippi.